Lectura rápida: los mejores consejos para leer de forma veloz y comprender al máximo cada texto.

Si has llegado a Mente Didáctica porque buscaste lectura rápida en algún buscador, es muy probable que disfrutes al máximo de la lectura, constantemente estés en búsqueda de nuevos aprendizajes.

Es más, tal vez quisieras hacerlo de una manera más rápida, y a la vez, ser más eficiente en cada uno de tus procesos, sin importar que sean laborales, académicos o personales.

Piensa cuánta información podrías aprender y la forma en la que optimizarías tu tiempo si aprendieras técnicas para poder procesar la lectura de forma rápida y, sobre todo, con mejor comprensión.

Relacionado: Hábitos de estudio: 10 consejos para ser un estudiante exitoso

Así que presta mucha atención a esta entrada porque es para ti, pues estamos seguros que si pones en práctica todo lo que te mencionaremos, en muy poco tiempo disfrutarás más de la lectura.

Estarás en la capacidad de sumergirte dentro de ella, imaginar cada párrafo como si se tratara de un película en el cine y no menos importante, a retener aún más los conceptos que aprendes en los diferentes libros a los que tienes acceso.

¿Qué es la lectura rápida?

lectura-rapida1.jpg

Si alguna vez se te ha pasado por la mente la pregunta de lo que significa la lectura rápida y por qué tiene tanta difusión actualmente, en este post encontrarás la respuesta.

Comenzaremos contándote que la lectura rápida a una técnica que consiste en el entrenamiento sistemático y constante de rutinas, que les permiten a las personas, según cada una de ellas y del tiempo que le dediquen a desarrollar esta nueva habilidad, ser ágiles al momento de leer algún texto.

Se supone que si logras desarrollar técnicas de lectura rápida, estarás en la capacidad de leer hasta 7 veces más del ritmo normal.

Así como de incrementar la capacidad de comprensión de lo leído y sobre todo, aumentar tu concentración al leer. Bastante interesante, ¿No?

Según esto, nos parece muy importante aclarar que no se trata de leer por leer y de ojear porque sí, la idea con las técnicas de lectura rápida es que estés comprendiendo la información de cada línea, de cada párrafo, de cada página.

Es decir, que estés entendiendo en un 100% el texto que te encuentres leyendo, buscando así que logres optimizar tu proceso de lectura y compresión de esta y así seas más eficiente en tus estudios o en tu trabajo.

¿Por qué debo tener lectura rápida?

Como te mencionamos anteriormente, la lectura rápida se enfoca en la pronta comprensión y global de cada texto, en donde se le da más prioridad al conocimiento del contexto antes que al detalle.

No hay duda de que aumentando tu velocidad en la lectura, mejorarás la comprensión en cada detalle de lo que leas y obtendrás resultados mucho mejores que con la lectura tradicional.

Relacionado: Importancia de la lectura: 12 beneficios que adquieres al leer

Estas técnicas de lectura rápida son recomendadas especialmente para las personas que debido a su trabajo, estudio o porque son grandes lectores, deben procesar una gran cantidad de información.

Dominar técnicas de lectura rápida te darán la oportunidad de mejorar tu productividad y ser bastante eficiente en el manejo de cualquier texto.

En especial si eres un empleado administrativo, diriges una empresa, eres un estudiante de Derecho o Medicina o debes tomar decisiones con inmediatez.

¿Cuáles son los beneficios de la lectura rápida?

Leer es uno de los mejores hábitos que puede desarrollar cualquier persona, ya que la lectura desarrolla la inteligencia, promueve el conocimiento y crea personas eficientes, proactivas, útiles y sobre todo, muy bien informadas para la toma de cualquier decisión.

Si eso sucede con la lectura tradicional, ahora imagina el potencial que puedes desarrollar si desenvuelves técnicas de lectura rápida.

Y es que para poder desarrollar al 100% este tipo de prácticas es muy importante que las personas exploten sus potenciales, facultades y pongan a trabajar su cerebro al máximo, en especial la memoria a corto, mediano y largo plazo.

La lectura rápida desarrolla la imaginación y obviamente la capacidad para leer en menos tiempo, lo que significa que ahorrarás valioso tiempo para que puedas ejercer otras actividades.

Asimismo, podrás desarrollar otros beneficios que no son muy conocidos y a continuación te los mencionaremos.

  1. Mejora tu concentración: tener habilidades de lectura rápida te ayudará a tener una mayor concentración en cualquier cosa que estés leyendo.

¿Por qué? La respuesta es simple; el cerebro realiza su trabajo de forma veloz y requiere una velocidad mínima para poder mantener la atención.

Piensa por un momento en esto: Si por ejemplo estás escuchando cómo le fue a tu pareja en su día y esta habla dejando un espacio de dos segundos en cada palabra, ¿Verdad que te aburres y te desconectadas inmediatamente?

Pues así sucede con nuestro cerebro cuando lees lento y de la manera tradicional, este se desconecta y se desconcentra, generando que no comprendas casi nada y tengas que volver a releer y releer para comprender. En pocas palabras, pierdes tiempo.

  1. Tu visión se cansa menos: ¿Qué?, ¿Cómo puede ser esto posible? En realidad, aunque pueda parecer que sucede lo contrario, es decir, que como lees más rápido, más rápido se cansará tu visión.

Lo cierto es que leer rápido cansa menos al ojo y, por ende, tendrás más capacidad para estar frente a cualquier texto y devorártelo comprendiendo la totalidad de este.

Relacionado: Cómo hacer una tesis: acerca tus sueños

Te estás preguntando por qué sucede esto, ¿Verdad?

Bueno, lo que sucede es que cuando alguien logra desarrollar una técnica de lectura rápida, también tuvo que desarrollar su visión central periférica, es decir, la visión que te permite abarcar hasta casi 180° de lo que lees.

Científicamente hablando, cuando desarrollas tu visión central periférica, los golpes que tienen que dar tus ojos sobre el texto para lograr leer cada línea disminuyen, y como tus ojos ya casi no tendrán que dar esos golpes de vista, pues eso se traduce en menos cansancio para ellos.

Seis técnicas de lectura rápida

lectura-rapida2.jpg

Parece muy bueno poder leer cualquier tipo de texto 3 o 4 veces más rápido que las demás personas, en especial si eres un estudiante, ya sea de colegio o universidad, te interesaría aprender cómo leer rápido, o ¿No es así?

Imagina poder leer todos tus apuntes de manera ágil y comprendiendo todo. ¡Serías el mejor de tu clase!

Sí has pensado lo anterior de forma positiva, entonces es porque te interesa conocer algunas técnicas de lectura rápida y prometemos no defraudarte.

Así que no importa a qué velocidad leas los siguientes consejos, lo importante es que los entiendas y sobre todo, los pongas en práctica, ya que la velocidad vendrá por añadidura. Así que toma nota y presta mucha atención:

  1. Un buen lector tiene su “guarida”: el lugar en donde vayas a leer es muy influyente, pues este jugará un rol muy importante para la concentración.

Por ejemplo, no es lo mismo si te sientas a leer en una banca que esté en el centro de la ciudad, en todo el frente de una avenida principal a si lo haces en un parque en donde solo escucharás pajaritos.

Así que busca un lugar adecuado, que sea cómodo, pero entiende cómodo no de una manera en la que puedas recostarte y quedarte dormido, sino en un lugar que te permita una buena postura e iluminación, así como lejos de las distracciones.

  1. Lee mentalmente: si eres de los que lees en voz alta o incluso susurrando, por favor deja de hacerlo. ¡Ni siquiera muevas tus labios! No sabemos a quién se le ocurrió que leer en voz alta mejora la concentración, pero eso no es así.

La verdad es que la concentración depende más del entorno en el que te encuentres, que de escuchar lo que lees.

Pero retomando a este consejo, cuando alguien lee en voz alta solo está repitiendo lo que ya leyó, así que mejor te invitamos a que leas mentalmente, para ti mismo y que solo leas en voz alta cuando tengas que leerle un cuento a tus hijos o sobrinos.

  1. Sigue cada palabra: ya sea con un lápiz, un láser, tus dedos o cualquier objeto que tengas en tus manos, debes guiar tu lectura.

¿Por qué? Pues la idea es que tus ojos vayan a la par con cada palabra que vas marcando, y aunque parezca un simple ejercicio, lo cierto es que esto incrementará tu velocidad de lectura. Ponlo a prueba y verás que no estamos mintiendo.

Eso sí, debes volverlo un hábito, practicarlo muchísimo, intentar hacerlo más rápido hasta donde veas que estás dejando de retener palabras y repetir estos ejercicios una y otra vez. Vas a ver cuánto mejoras con esta simple técnica.

Relacionado: Qué es un mapa conceptual: simplifica tus ideas

  1. Has grupos de palabras: Parece una simple técnica, pero cuando agrupes cada palabra podrás dar saltos de un grupo de palabras hacia otro.

Podrías comenzar dividiendo oraciones en algunos grupos de cuatro o cinco palabras en textos pequeños de 100 o 200 palabras.

Si haces este ejercicio con regularidad, podrás ver como en muy poco tiempo estarás en la capacidad leer un renglón completo con solo poner la mirada.

Así que mientras desarrollas esta técnica, te aconsejamos que te hagas muy buen amigo de los resaltadores, marcadores o plumones.

  1. Jamás releas las palabras: Respóndenos esta pregunta con toda la sinceridad y toda la confianza del mundo.

¿Verdad que cuando no comprendes algo te devuelves a la palabra o frase anterior buscando la explicación de esa duda? No te preocupes, no eres tú solamente quien tiene esa práctica.

La verdad es que esto es un grave error de lectura. No es lo ideal, pero si no entendiste alguna idea del párrafo, lo mejor es que sigas con normalidad y al finalizar el texto revises ese párrafo que te creo confusión.

El caso es que confíes en tus ojos y en ti mismo. Si haces esto, te aseguramos que te llevarás a una grata sorpresa en tu capacidad de comprender, pues estás reeducando a tu cerebro.

Así que ya sabes, nunca regreses tu vista mientras estás leyendo. 

  1. Lee por lo menos 20 minutos diarios: Aunque parezca ser obvio, recuerda que la práctica hace al maestro.

Así que te sugerimos que comiences con lecturas fáciles y cortas, además de que lleves tu progreso de lectura en una gráfica, llevando el control de los tiempos de lectura con las técnicas que te mencionamos anteriormente.

¿Sabes cómo contar las palabras por minutos que lees? Copia un texto a Word y este te dirá el número de palabras que tiene ese texto.

Supongamos que es un texto de 300 palabras. Ese número debes multiplicarlo por 60 (segundos en un minuto), lo cual nos da 18.000. Posterior a esto, coge un cronómetro, actívalo y lee el texto.

Cuando finalices, pausa el cronómetro y ese tiempo que registraste, digamos que te tardaste 1 minuto con 28 segundos, entonces coges el 18.000 y lo divides por 128.

Ese resultado, que para el caso del ejemplo da 140, son las palabras que lees por minuto.

Un curso en Udemy

lectura-rapida3.jpg

Queremos que te conviertas en un gran lector y además de darte algunos consejos de lectura rápida, queremos mostrarte este curso de Udemy, el cual pretende que aumentes de forma significativa tu velocidad actual de lectura.

Así como la prensión de esta, mientras desarrollas tu potencial cerebral para concentrarte más, tener más agilidad mental y seas más efectivo en tu quehacer diario.

Te invitamos a inscribirte y esperamos que lo disfrutes al máximo.

Leer rápido con excelente comprensión

El objetivo de este curso es aprender y practicar los simples principios de la lectura rápida, para trascender la lectura silábica de una vez por todas.

Mientras que convencionalmente alcanzamos velocidades entre 150 y 300 palabras por minuto (ppm), con los principios de lectura rápida podrás incluso cuadriplicar esas cifras o más, con práctica y constancia.

En este curso de lectura rápida te enseñarán a reaprender a aprender, trascendiendo los límites de tus procesos mentales, maximizando su velocidad.

Así como a abstraer información mediante técnicas de lectura, para llegar a velocidades de hasta 1,000 palabras por minuto.

Relacionado: Carreras profesionales: las 15 opciones mejor remuneradas

Este curso está dirigido a personas que sepan leer, que les guste hacerlo de manera más eficaz y con mejor comprensión, para estudios ya sea de colegio o universitarios.

También para trabajadores de oficina, emprendedores y personas que les guste desarrollarse como seres humanos. Si quieres conocer más sobre este increíble curso, puedes hacer clic acá.

 

 

¿Quieres recibir información como esta en tu correo electrónico? ¡Suscríbete!

¿Sabías que siendo anfitrión de Airbnb puedes pagar tus estudios sin salir de casa? Ingresa aquí para descubrir cómo hacerlo.