Orientación Vocacional: Descubre tus mejores opciones

La Orientación Vocacional define tu estilo de vida. Para los estudiantes que se encuentran a finales de la educación secundaria, este es un tema de gran debate, que genera grandes incertidumbres emocionales. Se trata de una cuestión que tiene un enorme peso, algo que en cierto sentido “condena” al estudiante a tomar una elección.

Vivimos en una era social y política donde siempre estamos en movimiento. Aquel que se quede quieto en el ritmo de la historia puede quedar sentenciado a perdérsela. Y esa sensación de tener que decidirse, pronto se vuelve irritante en ciertas ocasiones, más cuando observas que tu familia te anima a elegir algo, para que no te quedes en casa como un mantenido.

Precisamente, parte de la formación que recibes a lo largo de tu vida, esa que te habla de tus sueños y metas, la que te promete recorrer el mundo o ser una persona distinguida, conforma parte de ese universo que te cuestiona discretamente sobre tu Orientación Vocacional.

Pero, tranquilo, en este artículo conocerás razones de sobra para realizar una buena elección:

Tener en cuenta a lo que susurra el corazón

Sí, mucho se dice sobre este aspecto. Los padres de familia más flexibles reconocen que la mejor decisión que puede tomar su hijo respecto a su Orientación Vocacional es la de seguir aquel sueño que le apasiona tanto, aún a costa de que este mismo no te prometa grandes salarios.

La Orientación Vocacional es un asunto tan sensible y personal, que de no ser así en este mundo no existirían sacerdotes, poetas, músicos, artistas; profesiones que prácticamente van en contravía a lo que sería un trabajo de oficina, donde te garantizan un estilo de vida, de estar activo de lunes a viernes, para recibir una excelente paga a final de mes.

Pero sí, resulta necesario escuchar la voz que realmente clama en tu corazón. Una voz que tiene fuerza suficiente para anteponerse a la cifra del salario que te sugiere esa otra carrera sobre abogacía, analista de sistemas o médico. ¿Aun quieres ser detective como lo pensaste de niño? ¿Aun sueñas con ser el Picasso de tu generación? ¿Qué paso con tu anhelo de conquistar la luna?

Ten presente lo que dice tu corazón para tomar una decisión de la cual no te arrepientas después.

EMPRENDER O ESTUDIAR UNA CARRERA

Pero no siempre el corazón lo dice todo

Pero no todos logran descubrir su Orientación Vocacional teniendo en cuenta las emociones que se desprenden de sus sueños, ya que el sueño de otras personas puede consistir en encontrar una excelente pareja, conformar una familia con un par de niños y disfrutar de las merecidas vacaciones al mar cada fin de año.

Aquí no hay nada que juzgar respecto a dicha perspectiva de entender la realidad. Las ambiciones de hecho son más humildes y sencillas, distinto a lo que puede esperar al que sueña ser astronauta o un escritor mundialmente reconocido, cuestión que tampoco puede juzgarse en el aspecto de la Orientación Vocacional.

En este caso, son muchos los que descubren cuál puede ser su campo de acción tomando como referencia el talento mismo que poseen. ¿Eres bueno para las matemáticas? ¿Te va bien escribiendo? ¿Eres sensible a apoyar emocionalmente a otras personas? ¿Eres bueno hablando otros idiomas? ¿Qué tan aguda es tu intuición a la hora de atar cabos sueltos?

Ahora define la profesión más acorde

En el momento en que reconoces cuál es tu talento, éste mismo te comunica que si te atreves a enfocarlo de tiempo completo en tu vida, éste mismo te ofrecerá tranquilidad y satisfacción, evitando que tu Orientación Vocacional vaya a condenarte a vivir un tipo de trabajo desesperante, donde sientas que tu único enfoque para trabajar es el de obtener dinero.

Si ya sabes que eres bueno dibujando, entonces ten en cuenta que puedes elegir entre ser Diseñador Gráfico, Profesor de pintura o Animador de Videojuegos. Si tienes buena intuición (que no se trata de ser un iluminado) probablemente ese don te sería realmente útil para trabajar como detective y apoyar al departamento de policía de tu ciudad.

Si descubriste que lo tuyo es escribir, entonces puedes considerar el ser periodista o escritor. O bien, si tu fuerte es la matemática o la lógica, quizá te encantará ser un desarrollador de sistemas, un ingeniero químico o ser un docente de física. El conjunto de alternativas que te ofrece tu don es realmente amplio.

Ahora piensa en el dinero

El otro filtro a tener en cuenta sobre la Orientación Vocacional, ahora que ya conoces cuál es el talento con el cual desempeñarte y la profesión que consideras más acorde a éste mismo, se encuentra en estimar cual sería el salario que te gustaría recibir mes a mes. Recuerda que de tu salario dependerá el estilo de vida que esperas obtener.

Si tu sueño es empezar a viajar por el mundo, comprar un bonito apartamento en la mejor zona de la ciudad, encontrar la pareja ideal con la cual formar una familia, entre otras alternativas más, piensa ahora en el valor que te gustaría recibir para financiar este otro sueño, que no es otro que el de la Vida misma.

A la hora de establecer el salario que deseas, nadie te puede juzgar. El volumen de dinero que esperas recibir depende de tu óptica de ver la realidad. Si aspiras ser psiquiatra porque esto supone grandes ingresos para ti, ten por seguro que esa mentalidad te ayudará a tener una convicción de hierro a la hora de centrarte en tus estudios y ser el mejor profesional.

Ten en cuenta las emociones que se derivarán de tu futura profesión

Cuando se inicia el proceso de elección de la Orientación Vocacional, es prudente soñar y recrearse ejerciendo dicha profesión. No solo se trata de trabajar para respaldar tu estilo de vida y los sueños que esperas cumplir: también se trata del modo en que dicha profesión le dará valor a tu vida, lo que te evita (tal como ya se apuntó) trabajar como un esclavo en busca de dinero.

Si lo que estás considerando es ser médico, alimenta esa profesión experimentando las emociones que supondría ayudar a un paciente a identificar su enfermedad. Si quieres ser cantante, disfruta en tu mente con la radiante energía que supone animar a todo un público en un concierto.

Poder visualizarte en tu campo de acción te hará experimentar las emociones que determinarán tu día a día cuando estés trabajando. Es importantísimo que a la hora de establecer tú Orientación Vocacional, puedas reconocer que dicho campo de acción sí te nutrirá. Si no te produce emociones ser científico, pintor, arquitecto, descarta de inmediato dicha opción.

No cerrarte a la primera opción

Suele muy a menudo ocurrir que cuando una persona identifica su talento, busca de manera automática su relación con una profesión. Si le gusta el dibujo técnico, de manera inmediata lo relaciona con la arquitectura, descartando lo que sería la ingeniería automotriz o el diseño industrial. Y en la identificación de tu Orientación Vocacional es muy valioso no cerrarse.

Esa forma inmediata de cerrarse a lo primero que se te ocurre, hace parte de esa misma presión social que se siembra a lo largo de tu vida, donde debes tener sólidas convicciones sobre lo que deseas ser. Pero la verdad es que en materia de Orientación Vocacional, la mejor opción siempre será tomar las cosas con calma, respirar y elegir con paciencia.

Hay que considerar bien el mundo de opciones que existen y no silenciar lo que el mismo corazón te puede decir ahora que reconoces el talento más poderoso que tienes. En ese sentido, la solución más inteligente es establecer una lista de opciones.

Luego solo tendrás que identificarte con cada profesión, siguiendo las pautas anteriormente explicadas respecto al salario que recibirás y las emociones que podrás experimentar al ejercer tu profesión. Con este ejercicio, ten por seguro que podrás percibir cuál es tu mejor escenario de acción.

Relacionado: Conoce Las 15 Carreras Universitarias Mejor Pagadas

Conocer el universo entero de tu carrera

El asunto de definir tu Orientación Vocacional, requiere ahora que conozcas adecuadamente las materias que tendrás que estudiar. Toda carrera o profesión técnica que escojas implicará un estudio profundo de ciertos campos. Hasta el que decide ser actor tiene que leer mucho sobre la teoría del teatro, dicción y técnicas de relajación.

El que decide ser policía, por ejemplo, tiene una formación que va más allá de lo que es disparar un arma. Algunos tienen que especializarse en materias como ciencia forense o investigación criminal. De manera que necesariamente vas a tener que adaptar tu talento a la formación profesional, para que puedas desempeñarte de la manera más correcta en tu campo de acción.

Si lo eres de los que le huye a las matemáticas, entonces inclínate por una carrera de humanidades como Periodismo, Filosofía o Literatura. Porque existen otras carreras como odontología, donde te vas llevar la sorpresa de tener que repasar tus conocimientos en química y matemática, lo cual dista de tu idea de que solo se trata de aprender a manejar una fresa y unas pinzas.

Los otros campos de acción de tu Orientación Vocacional

De manera paralela al punto anterior, es realmente importante que aprendas a reconocer todos los campos de acción en los que puedes trabajar con los saberes que asimilarás a lo largo de tu formación técnica y universitaria.

Por ejemplo, no todos los analistas de sistemas terminan programando frente a una pantalla de un PC. Algunos son arquitectos de sistemas, que se dedican a pensar muy bien como el software funcionará de manera perfecta. De hecho, los analistas ganan mucho más que los desarrolladores.

El que decide ser periodista no necesariamente será el presentador de las noticias del mediodía en TV, sino que también tendrá que realizar reportajes y viajar por toda la ciudad, junto con un camarógrafo para captar la realidad del evento inesperado que acaba de ocurrir.

Asesorarte con un experto en dicha profesión

Por esto mismo, dentro de tu proceso de Orientación Vocacional, lo más acertado es contar con el apoyo de un experto en la profesión que deseas asumir. Busca la manera de entrevistarte con alguien que haya estudiado la carrera de la profesión que sueñas ejercer y escúchalo atentamente.

Será una experiencia muy grata porque ten por seguro que dicha persona no tendrá la más mínima intención de convencerte a que te animes a elegirla. Todo lo contrario, te dará una claridad conceptual total, reconociendo los pros y los contras de su profesión, las dichas y desdichas que ha supuesto ejercerla, además de una que otra anécdota de su trabajo.

De ese modo podrás entender hasta que punto tienes afinidad con dicha profesión y toda la aventura que te espera al atreverte a seguir dicho camino.

Elige con paciencia, elige con inteligencia

Hay finalmente algo imprescindible a tener presente a la hora de reconocer la Orientación Vocacional. Esta cuestión no es otra que la de ser paciente, evitando ser impulsivo. Si a lo largo de toda tu vida siempre has soñado con ser escritor o pintor, entonces naturalmente no tendrás dudas: puedes elegir con toda seguridad.

Pero en el caso de que te sientas inseguro, entonces tómate el tiempo que consideres antes de iniciar tu formación. Es mejor que te tomes unos seis meses o un año para valorar bien tu profesión, a tener que pagar dos semestres universitarios en vano.

Aun así, si te atreviste a seguir un camino y luego descubres que es el errado, no temas en renunciar. Es mejor hacerlo de inmediato a soportar con la frustración de ejercer un trabajo que no te gusta durante el resto de tu vida.

Curso online de orientación vocacional

Ahora bien, no todas las personas que deciden su Orientación Vocacional se enfocan en una carrera técnica o universitaria, sino que deciden apostarle al mundo de los negocios y el emprendimiento. Si tienes esa inquietud, entonces buenas noticias: existe un curso en la plataforma Udemy, que puede darte una mano.

El curso “Emprender Un Negocio O Estudiar Una Carrera Universitaria” te brindará instrucciones detalladas a través de 25 sesiones de cuál puede ser el camino más indicado para ti de acuerdo con tus gustos, deseos, necesidades y sueños. Si aún no tienes clara tu orientación vocacional, sin dudas este curso te permitirá despejar muchas dudas y de paso abrirte nuevos caminos o vocaciones que desconocías.

EMPRENDER O ESTUDIAR UNA CARRERA

El curso ha sido pensado por Jordi Martin, quien te ayudará a despejar esa duda para elegir de la manera más sabia si dedicarte a tu proyecto empresarial o seguir con el camino de la profesión elegida por ti.

¿Quieres recibir información como esta en tu correo electrónico? ¡Suscríbete!